lunes, 4 de julio de 2016

Züri Fäscht

FIFA TMS de paseo por Zúrich esperando a los fuegos artificiales.




domingo, 29 de mayo de 2016

Viva el fútbol, aunque mate

La desgracia que persigue al Atlético es más relevante, como fenómeno de la naturaleza, que la undécima Copa de Europa del Real Madrid. El destino ha querido que el Atlético sufriera en sus tres finales la aniquilación que más duele hasta alcanzar, al tercer intento, la última frontera del quinto penalti. No cabe mayor tortura.

El Real Madrid tiene mejores futbolistas y el Atlético, mejor equipo. La simplificación, como tantas veces, es errónea. El Madrid no cuenta con un equipo peor que el Atlético. Quizá sea más perezoso o más inconstante (tal vez sude menos), pero en ningún caso es inferior. Aceptado eso, las opciones del Atlético se reducían dramáticamente. De todas las posibilidades que ofrecía la final, sólo había una que le favorecía: marcar primero. Como en Lisboa. En ese supuesto, el Atlético podría explotar sus virtudes defensivas y su contragolpe genético, exactamente como en Lisboa, aunque sin los achaques de entonces. Bien, pues marcó el Madrid antes.

Desde ese momento, la final se convirtió en un Everest para el Atlético. Se repuso y dominó el juego, pero le costó muchísimo imaginar el gol del empate. Sin la supremacía aérea de otro tiempo (inferioridad, actualmente), el equipo necesitaba una ayudita del destino. Y la recibió. El golpe de suerte lo recibió Fernando Torres en el tobillo. Sin embargo, cuando más felices se las prometía el Atlético, Griezmann falló el penalti.

Fue volver a bajar, para volver a subir y para precipitarse de nuevo. Carrasco empató la contienda y el Madrid, superada la conmoción, resurgió otra vez. Fue así durante 90 minutos y durante la media hora de prórroga.

No hay mucho más que decir. Las palabras sobran cuando de lo que se trata es de festejar o de olvidar. Viva el fútbol. Aunque mate.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Navidad en Zúrich

Fiesta de FIFA, fiesta de TMS.









martes, 20 de octubre de 2015

Moribundos

Hay algo que nos va a pasar a todos y a todas.
Y es morirnos.
Tal vez no quieras pensarlo.
Y por eso puede que te pille por sorpresa.
No sabemos quién gobernará este país.
No sabemos cuándo será la próxima vez que bostecemos.
Tal vez ahora porque lo has leído.
No sabemos la combinación ganadora.
No sabemos si por fin será el año de Leonardo DiCaprio.
No sabemos el nombre de casi nadie.
Pero sabemos que nos vamos a ir.
Una a uno.
En este instante o dentro de treinta y ocho años.
Hay algo violento y hermoso en esta certeza.
En lo efímero.
Pero lo olvidamos.
Y vivimos como si esto fuera para siempre.
Como si siempre hubiera un después.
Pero puede no haberlo.
Igual que hay formas horribles de morir hay instantes horribles para morir.
Súbitamente.
Imagina que mueres mirando la última hora de conexión de tu ex.
O limpiando sobre limpio.
Yo me niego.
Por eso no voy a hacer nada por compromiso.
Imagina que me muero ahí.
En la boda de una prima que casi ni conozco.
En la mesa de los niños.
No.
Lo siento.
No quiero ir, porque si me muero, prefiero morirme en otro lugar.
Sencillo y honesto.
También me niego a morirme de otras cosas que no sean de muerte.
Me niego a morirme de amor.
Me niego a morirme de miedo.
Porque hacer eso sería insultar a la propia muerte y todo lo que ella significa.
El fin de la posibilidad de ser mejor.
Pero si no has muerto es que no es el fin.
Y podemos hacerlo mejor.
Hoy que comienza febrero.
Y dices que menos mal que enero ha pasado.
No seas inconsciente.
Menos mal que has llegado a febrero.
Vivir como moribundos.
Eso es lo que deberíamos hacer.
Y qué misterio es arrancarle segundos a esta vida.
No puedo elegir.
Pero si pudiera elegir un instante para morir.
Sería en un instante lleno de ternura.
Dando las gracias con la mano en el pecho.
O en un beso en medio de una playa llena de huellas.
Por eso no voy a parar de dar las gracias ni de besar.
Por si me muero.
Que cuando me piensen.
Sobrevenga la sensación.
De estar recibiendo un abrazo.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Oktoberfest 2015

De Zúrich a Múnich en tren, de Múnich a la Oktoberfest andando y a la misma mesa del año pasado hasta que empezó a llover.






lunes, 17 de agosto de 2015

Los del fútbol entre islas

De Creta a Xania y a la garganta de Samara y a Balos y al palacio de Knossos y a Heraclio y en ferry a Mykonos y a Panaga y a Delos y a Atenas de vuelta en ferry y a casa.